Una marca que indica calidad en una ciudad es su capacidad innata para lograr un equilibro, ese equilibrio que sin duda es un ejemplo de la rápida evolución arquitectónica que convive a la par con una belleza natural propia que ofrece a sus habitantes un rincón de paz donde poder evadirse del estrés diario de la vida en la gran metrópolis, y Nueva York es sin duda el ejemplo perfecto de ello.

Ofrece a sus visitantes la oportunidad de ver en persona ese mundo que hemos conocido a través de la gran pantalla: la famosa „jungla urbana“ y como jungla me refiero a ese gran laberinto de calles llenas de coches, luces, gente y por supuesto, lugares que admirar seguidos el uno del otro. Un sin fín de peatones en las aceras cargados de bolsas de las mejores tiendas neoyorkinas, coches tocando el claxon para abrirse paso y turistas mirando al cielo en busca de rascacielos que prometen ofrecer las mejores vistas sobre la ciudad.

Espacios al aire libre para disfrutar Nueva York

Pero por su puesto que para aquellos que para nada buscan aglomeraciones y prefieran disfrutar de la Gran Manzana desde otra perspectiva mucho más relajada, Nueva York ofrece un gran número de lugares que encajan a la prefección con lo que buscas.
Si tienes ya o planeas hacer una escapada pronto a Nueva York, aquí te presento mis rincones favoritos donde disfrutar de tu paz interior. Podría nombrarlos todos pero entonces esta lista sería interminable, así que te presento tres de ellos con una belleza y hermosura especial que hará que tu visita sea redonda.

1. Central Park

Centra Park es sin duda alguna mi lugar favorito de Nueva York y te aseguro que lo será también para ti y además vivirás momentos „déjà vu“ gracias a las cientos de películas que se han rodado.Ya sea de Will Ferrel en Elf tratando de salvar la Navidad o la Princesa Guiselle (aquí tengo que incluir el video clip porque estoy competamente enamorada de esta película) intentando encontrar el beso del amor verdadero. Estas y otras películas nos han ofrecido una visión general que por supuesto se supera con la realidad.
Otro rincón maravilloso es “the Bethaside Fountain” con unas vistas panorámicas sobre el Castillo Belvedere que difícilmente podrás olvidar, y esto es sólo una pequeña pincelada de todo lo que en Central Park vas a poder encontrar, podrás pasear y pasear al caer el sol y puedo asegurarte que no conseguirás aburrirte. Otros de los aspectos que realmente me sorprendren es la conservación del parque, es increíble que una metrópolis como Nueva York podamos encontrar este „gran pulmón“ donde olvidarnos por completo de aglomeraciones, contaminación, atascos, y en definitiva ¡donde respirar aire puro neoyorquino!

Artikelbild_New_York_Central_Park

2. La Estatua de la Libertad

La Estatua de la Libertad o también podríamos llamarla “la joya de la corona” porque no hay símbolo más característico que este. Durante décadas fue el primer indicador para todos aquellos europeos que se desplazaban hasta aquí, de que habían llegado a la „tierra de las oportunidades“. Incluso hoy en día es difícil no sentir ese “pellizquito” en el estómago y ese mensaje que viene a tu mente de “¿estoy frente a la Estatua de la Libertad de verdad?” o “¡pellízcame, que no me lo creo!”

La mejor manera de disfrutarla es tomando uno de los tours en barco que además muchos de ellos incluyen la oportunidad de dar un paseo por Ellis Island, te lo recomiendo altamente ya que las panorámicas que tendrás paseando en este barco son increíbles. En el viaje de ida podrás disfrutar del horizonte de Lower Manhattan (incluyendo el reconstruido World Trade Center), por supuesto que la velocidad del barco te deja el tiempo necesario para apreciar las vistas al completo y si el tiempo lo permite, podrás terminar con las mejores fotos que van a conseguir el mayor número de “likes” en tu Facebook. Estar a los pies de la señora Libertad te dejará sin duda maravillado, sería un crimen viajar hasta Nueva York y perderte esta inolvidable experiencia.

Statue of Liberty

3. The High Line

El Highline de Nueva York es una de las obras arquitectónicas que más me han llegado a impresionar, se trata de un antiguo raíl de ferrocarril transformado en una vía verde a unos cuantos metros de altura donde tienen lugar varios eventos culturales a lo largo del año, como por ejemplo clases de Tai Chai, tours turísticos, actuaciones de música…

Creo que me sería imposible encontrar otro lugar que superara lo característico y particular de una ciudad tan ocupada como en Manhattan (el más activo de los 5 distritos). Puedes encontrar hasta 2,33 km dedicados exclusivamente para los peatones, sin nada que les obstruya el paso, y una de las zonas en más constante cambio de la ciudad.

high line new york Marco-Rubino-Shutterstock.com_

No importa la razón, Nueva York es una ciudad desafiante y que podrás visitar tantas veces como quieras, que siempre econtarás una razón más para volver a hacerlo :)