800 pasos y alrededor de 3 km de pasarela te van a llevar a 135 metros bajo tierra, donde de esconde una increíble ciudad-mina, con una gran cantidad de capillas, iglesias y altares, todos cubiertos por una fina capa de sal. ¿Intrigado? Sigue leyendo y descubre como se creó este fascinante mundo y por qué ahora se encuentra durmiente.

Seguramente muchos de vosotros ya sabéis acerca de las propiedades curativas de la sal, pero para la ciudad de Wieliczka, el “oro blanco”,  como se suele llamar a Polonia, es mucho más que una substancia medicinal. Conecta en espacio entre tradición y modernidad, y refleja la relación entre Polonia y su pasado.  Una de esas minas se encuentra cerca de la hermosa ciudad de Cracovia, y está abierta al público, por lo que todo el mundo puede admirar su belleza. Esta mina de sal que te voy a enseñar no es sólo una antigua mina, ¡sino que que es una obra de arte que incluso se encuentra en la lista de los lugares que son Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO! Toma una antorcha y sígueme para descubrir la mina de sal de Wieliczka, la ciudad bajo una ciudad.

La mina de sal de Wieliczka

Foto: iStock.com/graphia76
Foto: iStock.com/graphia76

La sal como un valor cultural

La mina de sal de Wieliczka es importante para la población de Polonia por muchas razones. En primer lugar, las rocas de sal fueron la base de la prosperidad de Polonia a partir del siglo trece. Además, una visita a las minas de sal podía (y aún puede) ser beneficioso para tu salud y podía curar problemas respiratorios. Esta extraordinaria pieza de patrimonio cultural fue creada por los mineros y es realmente original, única en todo el mundo. Es por ese motivo que en 1978 fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

La ciudad bajo una ciudad

En la mitad del siglo trece los mineros empezaron a trabajar en esta particular mina. Su trabajo consistía en buscar fuentes de sal para venderla. Y fue el trabajo de estos mineros lo que proporcionó la atracción turística que hay hoy en día. La ciudad bajo una ciudad. Durante su tiempo libre, los mineros construyeron iglesias, capillas y pequeños altares, que diseñaron con su propio estilo.  No se tu, pero a mi estas fotos me recuerdan un poco a la Tierra Media del Señor de los Anillos. ¡Los fans de Gimli & co se van a sentir como en casa!

La mina de sal de Wieliczka en Cravovia

Te preguntarás por qué los mineros construyeron todo esto. Pues bien, los mineros eran una gente muy religiosa (incluso supersticiosa), con su propio patrón, Santa Barbara. Creían que eran sus plegarias matutinas lo que les hacía aguantar los duros días y estar a salvo de los peligros de la mina. Los mineros querían poder pregar a Santa barbara cada vez que quisieran rezar, así que construyeron su propia iglesia bajo tierra.   La colección de iglesias y capillas se conoce con el nombre de La catedral de sal subterránea de Polonia.

Foto: istock.com/HultonArchive
Foto: istock.com/HultonArchive

La relación entre Wieliczka y el trabajo duro de los hombres que arriesgaron sus vidas cada día aún se puede ver a día de hoy Si no quieres hacer la ruta turística para visitarla, puedes hacer la ruta de los mineros. Vístete con ropa tradicional, pico en mano y ya podrás experimentar cómo era el trabajo de los mineros por ti mismo.

Sal por todos los rincones

Una mina de sal no sería una mina de sal si no te encontraras con lagos de sal o figuras esculpidas en la sal. Y es eso exactamente por lo que Wieliczka se conoce. Durante el tour no sólo vas a ver las obras que hay debajo, sino también vas a descubrir conexiones de túneles, de 3 km y 135 metros de profundidad, así como el lago de sal y los espectaculares adornos de las capillas.

Have you ever seen a chandelier made out of salt before? Or an impossibly long staircase that looks as though someone has dusted them with a layer of icing sugar? When nobody is looking you should sneak a little taste, just to be absolutely sure that it really is made of salt. Just so that you can imagine what such an extraordinary place looks like from the inside, take a look at some more pictures:

df

Disfruta de los poderes curativos de la sal

Si sufres de problemas de respiración, entonces la mina de sal de Wieliczka es tu lugar. Siéntate en una de las habitaciones de sal y respira el aire saludable.  En seguida te vas a dar cuenta de que el aire huele y sabe diferente. La duración de la estancia en la mina la eliges tu, pero el mínimo son 3 horas. Si lo deseas, puedes pasarte el día entero e, incluso, ¡la noche!

Si te han entrado ganas de ir a Cracovia AQUÍ tienes vuelos baratos.