Cuando hoy en día alguien habla de hacer autoestop no deja de sonar a leyenda digna de obras de la literatura más fantástica del s.XX, como algo que escribirían Tolkien o Huxley. Pero ni mucho más lejos, yo soy uno más de esa generación apodada millennial , es decir nacido a principios de los 90 para que os situéis más fácilmente. Y puedo decir desde mi humilde experiencia que ¡Yes, we Autoestop! Lo que a continuación relato, lo hago basándome en mis diarios que escribí durante mi experiencia como universitario español, sin un duro, con muchas ganas de viajar y muchas nuevas ideas alborotando mi cabeza.

Artikelbild_Fly_&_ Drive_Auto_Daumen_Hoch

¡Yes, we Autoestop!

Primero voy a sacaros de dudas, en cuanto a los aspectos técnico-legales que todos os habéis preguntado alguna vez. Sí, es legal hacer autoestop, pero no en cualquier parte, que quede claro que en ningún momento estoy incitando a nadie a hacer locuras y plantarse en medio de una autopista a parar el tráfico.

Bueno, ahora que estáis avisados, y que estoy libre de cualquier responsabilidad legal hacia vosotros… lo que yo hacía teniendo mucho cuidado y sobre todo mucho sentido común era ponerme en una carretera, a la salida de las ciudades (sinceramente sólo sé, que una autopista es la carretera que es más grande, no tengo el carnet de conducir si os sirve como excusa), intentando ponérselo lo más fácil posible a los conductores, que como supondréis así es como más pararán. Esto es, y aquí va el truco del almendruco, salida de rotondas, estaciones de servicio y gasolineras y, mi preferencia personal los grandiosos y absolutos amos luminosos de las carreteras, los semáforos rojos.

Y un aviso, lo de que lo camioneros paran sí que es un mito. Oí algo sobre que por los seguros que contratan, no les está permitido recoger a gente porque si pasa algo se podrían meter en un lío gordo.

rucksack_backpack_strand_184706036

¿Vale, me pongo en la carretera y que hago?

¿Cual es la estrategia que más me ha funcionado? Diría, que ante todo no llevar muchas pintas, no hace falta ir de traje y parecer un ejecutivo extraviado pero tampoco os paséis de “hippies”, ya sabéis que todos tenemos muchos prejuicios, así que mejor no les deis a los conductores más razones para no cogeros.
Siempre que podáis, llevar un cartel con el destino, ya sea el nombre de la ciudad a la que vais o al menos la dirección (por ejemplo “sur” o “este”), de este modo la gente empieza a racionalizar el espectáculo que es ver a un mochilero en medio de la carretera y se suelen prestar a ayudar o por lo menos a reducen la velocidad para curiosear por unos instantes, en los que tú te llenas de una tensión-emoción que rápidamente se resuelve en alivio si para, o en rabia si no lo hace. En caso de negativa, la opción es descargar la rabia en la marca del coche o los familiares del chófer y poner vista de nuevo a la carretera, es la más lógica y en caso de ser positiva, sonreír lo más posible, acercarse con calma y confianza, echar una de esas miradas tiernas y profundas de corderito,
agradecerles la molestia de parar y preguntar si van en la misma dirección y si así es subirte y ¡Ya lo tienes hecho!

frau_beach_backpacking_rucksack_113686111

Eso sí, unos consejos lógicos, a más gente parando un coche menos probabilidad de que os paren, lo mejor es un tándem chico-chica, o chica-chica. Pero yo lo he conseguido hasta con 3 personas, es cuestión de surte y paciencia. Y hablando del tema, los tiempos de espera, en mi caso diría que una media de máximo 10 minutos, también me ha pasado veces de estar más de 1h en un sitio parado, por eso si veis que no la cosa no marcha, a los 15 min moveros a otro punto, no tiene que ser muy lejano. Mi experiencia muchas veces ha sido la de esperar mucho tiempo mal colocado, moverme menos de 20 m y que me paren al segundo.

Y sí al acercaros al coche el conductor o conductora no os da buena impresión, poned una excusa o decidle educadamente que no vais en la misma dirección y ahorraros el susto.
En cuanto os metáis al coche aseguraos que entráis vosotros primero y mirad bien donde dejáis la mochila, no vaya a ser que metáis la mochila y ¡El coche arranque! No me ha pasado nunca, pero ¡Más vale prevenir!

Y bueno, lo más difícil ya lo tenéis hecho, la gente que para suele ser muy divertida y ya que se han molestado en parar deberíais saber que es costumbre entretener a nuestro chófer, por ejemplo, contándole de donde venís a donde vais que os ha pasado por el camino.. Y nunca se sabe, si les caéis bien, a veces os pueden echar una mano con algo, en mi caso, me han llegado a invitar a comer, a su casa, a ofrecerme dinero, y ¡Hasta una vez me ofrecieron trabajo!

¡Si os ha gustado, no os olvidéis de comentar! ¡Buena suerte y a la carretera!

Artikelbild_Backpacking_Rucksack_Tourist_199724069