Las tarjetas de embarque, ya sean en formato de papel o electrónico, contienen una gran cantidad de información personal que no deberías publicar en tus canales de Social Media por el peligro que esa información (y tu viaje) corre. Te cuento todo en detalle en este artículo.

Estás apunto de coger un avión a ese destino de vacaciones que tanto tiempo llevas deseando y lo primero que se te ocurre es compartir el momento con tus amigos en Instagram o Facebook y del mejor (o peor) modo posible: echando una foto a tu tarjeta de embarque y publicándola rápidamente en cuantas más Redes Sociales mejor para que todo el mundo pueda morirse de envidia ¿verdad? pues en este artículo te cuento las razones por las que no deberías compartir en Internet fotos de tu tarjetas de embarque, la próxima vez que vayas a hacerlo estoy seguro que te lo pensarás un par de veces.

Nunca publiques tu boarding pass en Redes Sociales

Two airline boarding pass tickets isolated on white shutterstock_93760531-2

Muchos estaréis pensando “yo siempre tapo mi nombre y apellidos, no soy tan tonto” pues ahí está el error, la gran mayoría de las veces el código de barras quedan en su totalidad presentes en la foto. Si tienes una tarjeta de embarque a mano sácala y echa un vistazo a todos y cada uno de los datos que aparecen en ella, como por ejemplo:

Información en la tarjeta de embarque

  • Nombre y Apellidos
  • Código de reserva
  • Aeropuerto de salida y de llegada
  • Hora del vuelo
  • Número del vuelo
  • Tu asiento
  • Número de frequent flyer (en caso de serlo)
  • Y lo más importante: el código de barras

Parece que a esto último es a lo que menos importancia le damos pero ¡ojo! este código contiene demasiada información que hasta ahora quizá no sabías y a la que se puede acceder fácilmente con un lector online de códigos de barras que se encuentran en Internet.

¿Qué información se puede extraer del código de barras?

Con estos lectores de códigos se podrá descifrar íntegramente el que aparece en tu tarjeta de embarque y creéme, incluye más información confidencial de la que tu te imaginabas así que ahora entenderás el porque de mi artículo.

Aquí vuelve a aperece tu nombre y apellidos, el número de reserva, el código de los aeropuertos y aerolínea, el número de tu vuelo, cuando realizaste el checkin y el número del programa de viajero frecuente (Frequent Flyer) lo cual sería más que suficiente para que una tercera persona (que no seas ni tu ni la aerolínea, claro está) pueda acceder a tu reservar y básicamente liártela muy parda.

Lo que podría ocurrirte

  • Facilitar el acceso a TODOS tus datos personales
  • Cargar gastos a tu tarjeta de crédito
  • Cancelarte tu vuelo de vuelta o el de conexión

Con estos datos una persona ajena podría acceder a la web de la aerolínea donde reservaste tu vuelo y ver todos los vuelos que has reservado con dicha compañía y los que tienes pendientes, es decir, que podría acceder a tu vuelo de vuelta o de conexión y hacer cambios en el horario, cargar gastos a tu tarjeta de crédito con la que pagaste (como por ejemplo, pagar por un menú a bordo, añadirte seguro, comprarte una maleta, alquilar un coche en tu destino, etc) o lo que es peor, cancelarte tu vuelo de vuelta.

Al igual que no deberías compartir fotos en tus Redes Sociales sobre tus tarjetas de embarque, tampoco deberías deshacerte de la tarjeta de embarque en cualquier lugar, y menos aún, no te las dejes olvidada en el asiento del avión (como millones de veces nos hemos encontrado) así que espero que mi artículo sobre razones por las que no deberías compatir en Internet tus tarjetas de embarque, te sirva de advertencia y te lo pienses un par de veces antes de llevar a cabo el postureo pre-vuelo.