Alturas que quitan el hipo, paisajes espectaculares, ciudades vibrantes y un sinfín de oportunidades… Bienvenido a Sudamérica. Cada año, un gran número de viajeros aventureros vienen aquí a conocer la diversidad de este continente. Hace poco conocí a una mochilera que tenía experiencia en el asunto y, junto con Anna, voy a llevarte a un maravilloso viaje desde Perú hasta la Patagonia.

Mientras que ir de mochilero por el sudeste asiático está muy de moda y viajar solo por Australia es lo que hay que hacer sí o sí, viajar de mochilero por Sudamérica es aún desconocido para muchas personas. El continente supone una aventura única, repleta de paisajes que te dejarán sin aliento, y no sólo por la falta de aire en la zona de los Andes. Y es que te encuentras una maravilla tras otra– desde los desiertos hasta las junglas, pasando por las principales ciudades y los increíbles cielos repletos de estrellas. Anna estuvo viajando con su novio durante dos meses y medio desde Perú hasta la Patagonia. Atravesó los parques nacionales, tomó el sol en las playas de Chile e ¡incluso se sacó unas cuantas selfies con las llamas de los Andes! Todas las fotos increíbles que hizo se pueden ver en su cuenta de Instagram. También me dijo la ruta que siguió y unos cuantos consejos y trucos que harán tu viaje mochilero cruzando Sudamérica un poco más fácil.

Ir de mochilero por Sudamérica

Perú | Bolivia | Chile | Patagonia | Argentina

Sudamérica sin igual

Desde las huellas de los Incas de Perú

Cusco | Machu Picchu | Arequipa

Encanto nostálgico en Cusco

El viaje de Ana por Sudamérica comienza en Cusco, la antigua capital del Imperio Inca. “Incluso el vuelo hacia Lima es bonito – puedes sobrevolar los Andes y ver los picos cubiertos de nieve.” La ciudad se organiza alrededor de la plaza principal, Plaza de Armas, en un valle. El centro está lleno de bonitos y barrocos edificios que, con sus elaborados ornamentos, crean un encanto nostálgico. En la estación más lluviosa el tiempo es muy cambiante. “Aunque no deberías dejar que esto te frene,” dice.

Consejo del Gurú: el tema de la altitud no es un juego. Si sientes que te falta el aire y sufres síntomas como dolores de cabeza, mareos o nauseas, es hora de hacer algo. Podrás pedir ayuda de expertos en la recepción de tu hotel u hostal.

“Tan pronto como dejes el centro, empezarás a subir. Si nunca has estado en Sudamérica, puedes sufrir un fuerte choque. El aire es tan flojo que dos pasos parecen medio maratón.” Por tanto, no es de extrañar, puesto que el centro de Perú se encuentra a una altitud de 3416 metros, que los casos de vértigo sean comunes entre los turistas.

Cusco es el punto inicial de varios viajes, incluyendo Machu Pichu y, en los últimos años, se ha ganado la fama de ser el centro turístico de Perú. ““Hay mercados turísticos y tiendas de souvenirs por todos lado,” confirma Anna . No es de extrañar, por tanto, que los precios en Cusco sean por lo general más altos que en el resto del país.

No te pierdas Machu Pichu

Si estás en Perú o te estás planteando ir de mochilero por Sudamérica, Machu Pichu es una visita obligada. “Es muy turístico, eso es verdad. Pero a pesar de ello, cuando estás frente a una de las siete maravillas del mundo, es realmente abrumador, y más sabiendo que los Incas lo construyeron hace tantos años”. Es por eso que un viaje a las ruinas Incas estaba en la lista de ‘cosas que hacer’ de Anna.

“Es realmente abrumador encontrarte frente a una de las maravillas del mundo

“Hay tres rutas posibles para ir a Machu Pichu: la Ruta Inca que, desafortunadamente se cerró en febrero; la ruta que se sitúa a 5000 metros de altura (esto nos pareció bastante atrevido); y la ruta de la Jungla Inca, que fue la que decidimos coger finalmente.” Durante cuatro días y tres noches, y haciendo un montón de actividades de deporte, como bici de montaña o rafting, Anna viajó desde Cusco a Machu Pichu. “Es muy fácil contratar estos tours en Cusco, porque hay miles de empresas que ofrecen lo mismo a precios similares

Machu Picchu (Peru, Southa America), a UNESCO World Heritage Site_shutterstock_147330281

Tras su última noche en el pueblo de Machu Pichu, Anna empezó el día muy temprano, pues las puertas de entrada a las ruinas Incas se abren a las 4:30. “Tienes que tener tu pasaporte o tu ticket preparado para poder pasar rápido y conseguir tener un sello de Machu Pichu en el pasaporte”. ¡Aquí el que no corre, vuela! Si consigues llegar arriba del todo a las 6, puedes sentarte y disfrutar del amanecer en esta maravilla del mundo. “También hay autobuses disponibles, claro, pero nosotros queríamos vivirlo al máximo. En vez de coger uno, subimos caminando a la cima y, ¡vaya si mereció la pena!

Consejos de Anna para tu visita:

  • No te preocupes por el clima. Incluso en la temporada de lluvias la visita puede ser preciosa, siempre y cuando lleves la ropa adecuada.
  • El tren a Machu Pichu es muy caro, desgraciadamente, así que vale la pena caminar por los senderos.
  • Muchos mochileros cometen el mismo error y sólo dejan un día de su itinerario para pasar allí. Lo malo es que tienes que irte de Machu Pichu muy pronto si quieres llegar a coger los últimos buses. Si en lugar de hacer eso, reservas otra noche en el pueblo (hazlo mientras estás en Cusco), puedes quedarte hasta las 4 de la tarde en Machu Pichu. Aprovecha este tiempo que te sobra y, simplemente, siéntate a disfrutar del sol y de las vistas.
  • Reserva una subida a la montaña de Machu Pichu (también conocida como Huayna Pichu, y déjate maravillar por la ciudad inca desde las alturas. La vista es increíble! Asegúrate de reservar tus tickets con antelación, porque son limitados.
  • Machu Pichu tiene un diseño circular, de modo que no puedes dar la vuelta a mitad del camino, tendrías que salir y volver a entrar. Pero ten cuidado, porque la readmisión sólo es posible por un número limitado de veces. Los baños también están fuera del recinto, así que debes planearlo todo bien.

Si crees que Anna suena como una super woman capaz de moverse por las zonas más silvestres de Perú, subir los incontables peldaños hasta Machu Pichu, así como subir una montaña y bajarla de nuevo, tienes toda la razón, pero ella misma asegura: “Al final del día, ¡caí rendida en la cama!

 El Perú auténtico en Arequipa

Gracias al tour gratis por el centro político y económico del sur de Perú, Anna pudo explorar la ciudad sin estirar mucho su presupuesto. Arequipa deslumbra – hay muchas iglesias preciosas. La Catedral en la Plaza de Armas te llamará la atención y, además, marca el centro de la ciudad. Fue ahí donde Anna tuvo por primera vez constancia de estar en Perú: “Arequipa es más pequeño y bastante menos turístico que Cusco. El modelo de las casas es muy diferente. Mientras que unas están muy bien conservadas, hay otras que están en ruinas.

 

“Desde Arequipa, fuimos durante dos días al cráter del Cañón Colca, que incluso le hace sombra al Gran Cañón. En el primer día, subimos por los andenes que los cultivos han ido creando. Estos andenes se han arado a mano hasta hoy, siempre contando con la ayuda de los animales. Lo que hay que hacer una vez ahí, es ir bajando poco a poco estos peldaños o andenes. Para todos aquellos que estáis pensando que esto es muy difícil, os aseguro que lo peor viene al día siguiente, cuando tengáis que subir por los empinados caminos de rocas.” La conclusión de Anna suena banal, pero es, a pesar de todo, una recomendación muy importante para todo aquellos que estéis deseando ver esta maravilla natural: “Si sientes que no tienes la capacidad de subir de nuevo, no bajes”. El tour está pensado para los más deportistas.

Recuerdos para la posteridad: Bolivia

Lago Titicaca | La Paz | Uyuni

Lago Titicaca

En la frontera de Perú con Bolivia se encuentra el lago más grande de Sudamérica. Anna visitó ambos lados y, definitivamente, se queda con el lado boliviano.

El consejo de Anna al cruzar la frontera: Descárgate los capítulos de alguna serie, te mantendrán entretenido mientras esperas la cola de entrada

Todo en el lado peruano era muy turístico, el lado boliviano es mucho mejor.” Pero antes de cruzar la frontera hacia Bolivia, te prevengo – la salida desde Perú puede tardar. “La entrada en Bolivia fue muy rápida, no tengo ni idea de lo que pasa en Perú con ese tema…

Couple on Island of the Sun, Titicaca Lake, Bolivia

El primer lugar de Bolivia en el que Anna decidió quedarse fue el pueblo de Copacabana. El pueblo se ubica en una de las laderas del Lago Titicaca y ofrece una plataforma con unas vistas fabulosas. El efecto que el atardecer causó en Anna aún perdura. “Cuando el cielo se pone de color rosa y las luces del pueblo se encienden, el lago ofrece una imagen increíble”. Aquí, puedes hacer unas fotos geniales, pero, además, Anna me dio un consejo para todos los amantes de la comida: “En la playa local puedes comer un pescado delicioso a un precio extremadamente barato”. Suena bien, ¿no? El siguiente destino en el viaje de Anna es emocionante: una escapada a la Isla del Sol, una de las islas sagradas de los Incas. “Desgraciadamente, hay que pagar un peaje. Aunque es el equivalente a uno o dos euros, todo suma…”, comenta Anna. A pesar de ello, no se quiso perder el viaje a la Isla del Sol. Por lo menos, las carreteras se encuentran en buenas condiciones, que es lo que cabría esperar después de pagar el peaje.

Arpoador penisula between Ipanema and Copacabana Beach

La Paz, ciudad de moda

¿Pensabas que La Paz es la capital de Bolivia? Yo también, pero realmente es Sucre, que se encuentra mucho más al sur. La Paz es actualmente la sede del Gobierno de Bolivia, y ofrece ese ambiente que esperarías encontrar en una capital.

Por supuesto, los hostales de fiesta como Wild Rover ayudan a mantener ese ambiente encendido. “Recomiendo el Wild Rover. Siempre hay algo en marcha. Conocimos a un montón de gente, hay un bar, y el tour gratis que organiza el hotel es muy bueno”. Justo lo que un mochilero desea, ¿verdad?

Viajar en teleférico también merece la pena, y es que éste fue construido para agilizar el tráfico de la ciudad. ‘Mi Teleférico’ tienen 3 líneas diferentes, y todas ellas tienen su propio color. “Un viaje no es nada caro y te da una nueva perspectiva de la ciudad”. Para aquellos a los que les asusten las alturas, La Paz tiene otras muchas atracciones turísticas para ofrecer más allá de esta.

 

El salar de Uyuni 

Después de una paradita en Sucre -aún recuerda la gran abundancia de iglesias que había-, toca ir a Uyuni. El viaje de 3 días para llegar al salar de Uyuni es uno de los favoritos de Anna, que dice que hay que hacerlo en la estación de lluvias. “Es en ese momento cuando el desierto de sal se transforma en un paisaje de reflejos del cielo. Es una ilusión, es como si estuvieses andando por el cielo.” Y no ocurre solo durante el día; incluso por la noche deberías tener tu cámara a mano. “Después del anochecer, vimos el cielo estrellado más increíble de todo el viaje”. Y esa afirmación querrá decir algo…

Sports Utility Vehicle driving in the Salar de Uyuni, Bolivia

En la segunda parte del viaje, la cámara no paró de disparar fotos. La foto favorita de Anna en el desierto es de unos flamencos, que tienden a estar siempre formando grupos en los lagos y lagunas. Además de los flamencos, también viven en el desierto llamas y alpacas, lo que hacía interesarse más y más a Anna: “El clima cambia mucho a medida que avanzas”. De hecho, los días en el desierto se caracterizan por ser extremadamente calurosos mientras que por la noche son muy fríos. Para que tu viaje desde Bolivia hasta la frontera con Chile sea tan bueno como el de Anna, haz caso a sus precauciones: “En Uyuni puedes reservar viajes al desierto en cualquier lado. Pero estarás en mitad de la nada, sola con un conductor. Si la agencia no cuenta con coches o guías preparados, puede ser muy peligroso”. Además, deberás estar muy bien informado de antemano sobre qué empresa es más segura. Anna tuvo una experiencia muy buena con Salty Desert Adventours.

Flamingoes in Laguna Colorada , Uyuni, Bolivia

Sandboard y Arte Callejero en Chile

Viña del Mar | Valparaíso

Vacaciones en Viña del Mar

Después de un pequeño desvío a San Pedro y un día algo nublado en Santiago de Chile, el siguiente destino del viaje de Anna estaba esperando. Viña del Mar es un lugar que está muy de moda para ir de vacaciones. Es un famoso destino entre la gente de Santiago para ir de escapada. La cercanía a la playa y las palmeras le dan un ambiente total de lugar de vacaciones. Simplemente alquila un barco e intérnate en el mar de la playa de Viña, es muy fácil. Además, siempre hay algo más para hacer, sobre todo cuando hablamos de deportes. Por eso, las Dunas de Concon son un sitio ideal para hacer sandboarding. “Las tablas se pueden comprar por muy poco dinero y es súper divertido”. No hay nada que temer: “Me caí, pero no pasó nada, solo que la arena me cubrió todo el cuerpo.

Pero si prefieres la arena de la playa debes ir a una de las zonas de playa del norte del país. Allí, suelen estar vacías, si no totalmente desiertas. Suena bien para relajarse Viña del Mar. Lo es hasta por la noche: “¡Nada puede ir mal en Viña!”.

Arte en Valparaíso

Famoso por sus grafitis y su arte callejero, Valparaíso es, definitivamente, un sitio al que merece la pena ir. Simplemente pasea por las calles y admira las coloridas obras de arte que se pueden encontrar por todos lados. Todo es colorido, creativo y con algo nuevo que descubrir en cada esquina. “En uno de los muchos bares de las azoteas puedes relajarte y disfrutar del sol.”

Colorful buildings of the UNESCO World Heritage city of Valparaiso, Chile shutterstock_429063166-2

Entre dos países: La Patagonia

Parque Nacional de Ushuaia y Tierra del Fuego | Torres del Paine | Perito Moreno | El Chaltén

Parque Nacional de Ushuaia & Tierra del Fuego 

El punto de inicio de la aventura de Anna en Patagonia fue Punta Arenas. Pronto te das cuenta aquí de que todo es más caro que en el resto del país. Esto es porque muchos turistas vienen a esta zona a cruzar la frontera de Chile con Argentina y viceversa. Un viaje muy popular es el de Ushuaia. Desde allí, puedes hacer rutas hasta el Parque Nacional de Tierra del Fuego, o adornar tu pasaporte con un sello de la ciudad más meridional del mundo.

Lone Sentry iStock_000072739843_Large

Para muchos mochileros, esta parte del continente es el principal lugar que visitar. Aunque no fue el caso de Ana: “Solo recomendaría ir a Ushuaia si tienes tiempo y el dinero no es un problema para ti”. También menciona uno de los peores lugares de la región. “El viaje en autobús de Punta Arenas dura 12 horas y tiende a estar agotado. Además, el viaje para ir al sur cuesta unos 35 euros por persona, lo que es mucho más barato que el viaje de vuelta, que cuesta casi el doble.” El Parque Nacional Tierra del Fuego es muy bonito con sus fiordos, sus valles y sus montañas, pero no puede competir con Torres del Paine. Una tienda de campaña para la noche cuesta 25 euros en el parque, pero el terreno para acampar es gratis.

Parque Nacional Torres del Paine 

Una vez en Puerto Natales, prepararse para la excursión a Torres del Paine es una minucia. “Puedes contratarlo todo, desde la tienda de campaña hasta el saco de dormir, pasando por el hornillo y los platos. No necesitas llevar nada, en realidad”. La preparación se hace más fácil porque hay eventos diarios en los que se da información sobre el tema. Los locales informan a los turistas sobre las condiciones del parque en ese momento concreto, la situación del clima, así como del mejor kit de supervivencia que debes llevar. Este evento se conoce como ‘la charla de las 3’ y tiene lugar cada día en el hostal Erratic Rock. “Necesitas, al menos, un día para acudir a la charla, así como para comprar y preparar todo”. En el parque nacional sólo hay quioscos muy caros, por si tienes alguna emergencia. Por eso es importante para los mochileros en Sudamérica estar bien preparados antes de empezar el trayecto.

Torres del Paine, Patagonia, Chile

“Cada ampolla en los pies merece la pena”

Hay dos rutas posibles: La ruta-W y la ruta-O. En esta última, caminas por todo el parque, por lo que es esta la que recomiendo. Si estás en buena forma, puedes hacerlo en cinco días, pero nosotros lo hicimos en más tiempo. ¡Cada ampolla en los pies merece la pena!” No hace falta preguntarse, tras esta aclaración, por qué el parque es uno de los lugares favoritos de Anna en su viaje. Los caminos te llevan más allá de los picos nevados de las montañas, de los lagos cristalinos y de los impresionantes glaciares. Este paisaje de ensueño es tan diferente al de casa, que bien puedes fingir nostalgia o quedarte embobado mirando. ¡Adivina cómo reaccionó Anna!

W route trekking start – Refugio Torres in Torres del Paine National Park shutterstock_141978604

El parque recibe su nombre, Torres del Paine, por las tres montañas afiladas que se sitúan, más o menos, en el centro del parque. El nombre significa ‘torres del cielo azul’.

Consejos de Anna para Torres del Paine:

  • Cuelga tu comida de los árboles. ¿Por qué? En algunos campings hay ratones que tratarán de comérsela.
  • Un bastón de senderismo puede ser muy útil, sobre todo en la época de lluvias. Es más que probable que tengas que caminar por arroyos.
  • Por la noche hace frío, así que abrígate.
  • No podrás ir a ningún sitio sin reservar antes, por lo que deberías reservar la caminata con dos meses de antelación.

Glaciar Perito Moreno

Para ser sinceros, el viaje, así como la entrada, es muy caro. Pero cuando oyes la motivación de Anna por ir, los 80 euros no parecen un problema. Perito Moreno es un glaciar del Parque nacional de los Glaciares, conocido por lo consistente de sus bloques de hielo y sus movimientos constantes. Es uno de los pocos glaciares en el mundo que está creciendo y no derritiéndose. “¿Y cuándo tienes la oportunidad de acercarte a un glaciar?

Perito Moreno Glacier, Argentina

Por su tendencia a cambiar, no es raro que grandes bloques de hielo se despeguen del glaciar y caigan al fondo. Es un espectáculo único de la naturaleza. “Me senté y esperé mucho rato a que algo se rompiera. Tenía muchas ganas de verlo. Luego empezó a despegarse y un enorme bloque cayó chocando contra el suelo”.

La capital del senderismo – El Chaltén

El Chaltén es conocido como la capital argentina del senderismo. Aunque la ruta aquí es muy larga, las rutas de acceso están muy bien, y lo de ir saltando de bache en bache es algo del pasado. Las montañas Fitz Roy y Cerro Torre son muy populares entre los excursionistas. Le dije a Anna que me las describiera: “Ambas pueden subirse desde la ciudad en un día. Todos los caminos están muy bien señalados, por lo que es fácil guiarte. Además, los caminos son llanos en prácticamente su totalidad, por lo que es fácil para cualquier persona. En la subida del Fitz Roy, la última parte que lleva al lago es un poco más empinada y, por lo tanto, cansa más, pero merece la pena.

Argentina – un país diverso

Las provincias de Salta & Jujuy  | Buenos Aires

Las provincias de Salta y Jujuy

Cómo llegar a Salta desde Buenos Aires:

  • En avión: duración del viaje de aproximadamente 2 horas
  • En autobús: aproximadamente 24 horas de trayecto, o 2 trayectos de 12 horas con una parada intermedia (en Córdoba, por ejemplo)

Tras sus aventuras en la Patagonia, Anna volvió al noreste de Argentina. La excusa para acabar aquí es una expedición universitaria en la que participa. Comienza en Salta y continua por la región de Jujuy. “Salta también está bien, pero es incomparable a otros destinos turísticos de Sudamérica. Eso sí, las rocas encontradas aquí, coloreadas por los minerales, son preciosas.”

En Jujuy, Anna pudo hacer una inmersión en la Argentina más rural: “No había hostales ni restaurantes, dormimos en la iglesia alguna noche y condujimos horas y horas por caminos de grava que nos llevaron a lugares en medio de la nada. Creo que no es posible viajar por esta zona sin contactos”. De modo que, si eres un mochilero principiante, tacha este destino de tu lista, incluso aunque tenga su encanto.

Buenos Aires

La última parada de Anna antes de volver a casa fue la capital de Argentina. “Hice un tour gratis y Buenos Aires es una ciudad muy guay. El cementerio, llamado ‘La Recoleta’ es indispensable. Cada ataúd tiene su sitio propio en él.” También se aficionó a la librería ‘El Ateneo Grand Splendid’, que es un antiguo teatro. El distrito más hípster, con todos los hostales y el arte callejero, también le encantó. “Es un lugar genial donde quedarse”. Desgraciadamente, Anna no puedo salir a conocer el ambiente nocturno por el que también es conocida la ciudad: “Tras dos días y medio en la carretera, sólo estaba deseando llegar a casa”.

La Recoleta cemetery

Sudamérica inimitable

¿Estás impresionado con la diversidad de Sudamérica? Realmente creo que ir de mochilero por Sudamérica es la mejor manera de conocer este fascinante continente. Si alguna vez decides embarcarte en esta aventura, querrás disfrutarla al máximo. Anna está muy feliz con su experiencia y, al igual que ella, te quedarás sin palabras más de una vez, de eso estoy seguro. Así que para que tu próximo viaje no sea fácil de olvidar, incluso aunque no sea a Sudamérica, he reunido un montón de información para ti sobre otros destinos en mi Revista de Viajes.